lunes, 12 de diciembre de 2011

Puro tecnicismo

...
...
Ese señor con buena presencia nacido a mediados del siglo pasado de sonrisa arrebatadora, y ello sin tener que renunciar a dar muestras de carácter siempre que la situación lo requiera; ese mismo que todas las mañanas saluda al portero de su casa con gesto amable o a la viejecita del segundo cuando se la cruza, y que más de una vez ha tenido que sostener la pesada puerta de acceso al edificio para que el perrito de lanas de la anciana de lanas no sufriera ningún percance; ese caballero de aspecto corriente y hasta un punto vulgar, de acuerdo con la segunda acepción del DRAE, esto es, «común o general, por contraposición a especial técnico»; ese que justo ahora se rasca la oreja y se mide el perfil del estómago frente al espejo, con ganas de meterse en la ducha e irse a trabajar; ese en fin que duda entre desayunar un pastelillo de cabello de ángel o una taza de café negro con su correspondiente zumo de naranja, y no ese otro greñudo y con el ceño fruncido que ha enfilado el pasillo en dirección al baño dando un portazo, un misterio de hombre ese tipo, acaba de descubrir con fastidio que no tiene entidad suficiente para convertirse en el protagonista absoluto de esta historia especial.
...
* La ilustración es obra de Veronica Leonetti, de su bitácora La muerte del espejo.
..

18 comentarios:

  1. Te leo muy inspirada, querida Gemma.
    Desde luego que no cualquier personaje tiene entidad suficiente para uno de tus micros. Qué ganas de leerte ya en papel.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bueno! Contigo todo el misterio queda aclarado y al descubierto

    Eso por dar el portazo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Aún tengo la duda de quién descarta a quién. Creo que es una pieza que podría leerse al revés, cambiando los términos, o los personajes. Y quizá las circunstancias seguirían siendo las mismas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Araceli, ¿tú crees? Tus comentarios siempre me arrancan una sonrisa. Muchas gracias, guapa. (Lo mismo digo con respecto a tus piezas... A ver... a ver...)

    Isabel, el portazo era en realidad para despistar, pero ya veo que a ti no se te despista tan fácilmente. Besos!

    Agus, jaja. Yo tampoco lo tengo muy claro. Ambos me despiertan simpatía por motivos distintos... Isabel me decía en su comentario que había destapado el posible misterio de la pieza, pero tus palabras me han dado nuevas esperanzas. :-) Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Este texto se podría leer desde los dos sitios, es decir, asomándote a la terraza del narrador o asomándote a la cornisa del personaje, mirándose el uno al otro con recelo, aunque parezca que la última palabra la tiene el narrador, pero el personaje es el que manipula. Muy bueno, Gemma. Besos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Genial!, mi MegaMaga.
    Me encantó lo de "la anciana de lanas"

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  7. Gemma, puro tecnicismo, del bueno: el que explora, le crese una giba; derrapa bajo la guía; da un manotazo; se enfunda en su palabra y se deja al servicio del lector.

    Un abrazo técnico.
    Sergio Astorga

    ResponderEliminar
  8. Hasta ahí podríamos llegar, que los personajes eligieran si ser o no ser, si tener o no tener lo que tú les vas a dar.
    A éste, tan cotidiano y humano, lo has dotado de una dimensión fenomenal por cierto.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Manu, efectivamente, qué mejor modo de captar la atención que dando un portazo a tiempo. El narrador se limita aquí a dejarse seducir, sí. Besos

    Freia, ya sabes que los dueños se parecen una barbaridad a sus perros... Buena observadora. Espero que hayáis disfrutado a lo grande de Venecia. Más besos

    Sergio, estos dos personajes están dispuestos a hacer lo que sea por ganarse al narrador... Muy cierto. Abrazos

    Susana, este "tan humano" como dices respondería al clásico arquetipo del encantador de serpientes. De ahí el despliegue de encantos sin número que escenifica... Una abraçada

    ResponderEliminar
  10. Vulgar/especial, especial/vulgar... yo creo que mejor que se lo desayune todo, que lo va a necesitar.
    Un abrazo, Gemma.
    PS: Yo pensaba que podría regalar tu libro estas navidades ¿no sale ya?

    ResponderEliminar
  11. Soy Carlos, colaborador de Printcolor (http://www.printcolorweb.com), imprenta digital especialista en libros. Tu blog ha sido seleccionado en la promoción “Tu primer libro gratis” y te regalamos la impresión gratis de tu libro, a cambio de que publiques en tu blog un comentario positivo sobre nuestros servicios. ¿Te interesaría? Para cualquier duda puedes enviarme un e-mail a info@printcolor.es
    Te paso el link con más información: http://www.printcolorweb.com/spa/item/exemple_promocional.htm

    ResponderEliminar
  12. María, creo que va a salir entre enero y febrero próximos, según me ha comentado el editor, si todo va bien. Muchas gracias por tu interés. (Yo también sigo a la espera de que aparezca el tuyo... Ojalá sea muy pronto).
    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Verónica está tremenda.

    Y tú demuestras que la técnica está para ponerla al servicio de la escritura; y no al revés.

    Apasionantes esos dos.

    ResponderEliminar
  14. Pues me gustó este tecnicismo, Gemma.
    Te mando un abrazo de lo más simple,
    P

    ResponderEliminar
  15. Nano, Veronica "escribe" sus dibujos, o a mí me lo parece siempre... Toda la razón. Un abrazo

    y Pablo, pues agradecida quedo. Otro para ti

    ResponderEliminar
  16. Qué maravilla y placer acompañar a tus letras, Gemma.
    Soy una creadora despistada y aveces algo desconectada y no lo había visto. Mil perdones.
    Lo bueno es que ahora llega como un regalo navideño.
    Un abrazo y felices fiestas!

    ResponderEliminar

.
.
Hermosa vida que pasó y parece
ya no pasar…
Desde este instante, ahondo
sueños en la memoria: se estremece
la eternidad del tiempo allá en el fondo.
Y de repente un remolino crece
que me arrastra sorbido hacia un trasfondo
de sima, donde va, precipitado,
para siempre sumiéndose el pasado.


Jaime Gil de Biedma, "Recuerda"