lunes, 2 de octubre de 2017

Quinientos treinta y siete

.
La violencia no se justifica nunca, como tampoco se justifica declarar tras ella la independencia de un país.
.
.

Quinientos treinta y seis

.
Espiral de violencia: estado de incertidumbre en el que entra alguien o algo tras salirse de madre (y de padre), pero del que se desconoce cómo y cuándo se saldrá. Y a costa de qué precio.
.
.

.
.
Hermosa vida que pasó y parece
ya no pasar…
Desde este instante, ahondo
sueños en la memoria: se estremece
la eternidad del tiempo allá en el fondo.
Y de repente un remolino crece
que me arrastra sorbido hacia un trasfondo
de sima, donde va, precipitado,
para siempre sumiéndose el pasado.


Jaime Gil de Biedma, "Recuerda"