viernes, 30 de julio de 2010

Te tejo y me cercas

..
..
Oh, tú, criatura alada, vuela alto si puedes, que sólo así podrá mi sueño voraz rondarte sin consuelo.
....
* La imagen, titulada "Entre dos mundos", la he tomado prestada de la bitácora de Abel Murcia, Al trasluz. No deja de ser curioso que ambos títulos (el de la foto y el del blog) compartan la idea de umbral... En su bitácora, además de traducir a importantes poetas polacos contemporáneos, publica fotos enigmáticas y reveladoras como ésta.
...

13 comentarios:

  1. ¡Con qué pocas palabras se puede mostrar tanto!

    Besos Gemma y ¡buen finde!

    ResponderEliminar
  2. Hoy hemos coincidido en umbrales, Gemma. Si te asomas al espejo, lo verás.
    Que bello texto e impresionante imagen. Cuando las cosas se ven y se trapan de cerca, la vista se nubla, y al parecer, se ve un más allá. Una entrada hacía otras cosas.

    ResponderEliminar
  3. Gemma, las urdimbres tejen y cercan, la fotografía tiene el misterio de miradas la que teje y atrapa y la que mira que lo cercan cuando tejen.

    El umbrale es un ir y venir de instantes petrificados de luz y ataúdes.

    Abrazo entretejido.
    Sergio Astorga

    ResponderEliminar
  4. Y mira que a mí la foto, me vas a perdonar Gemma, me trae a la cabeza el mundo visto a través de las alas de una mosca, Fly me to the moon, donde "fly" es vuela o mosca o lo que tu quieras, pero siempre "to the moon".

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. _María_, a mi modo de ver, sólo cuando la palabra logra expresar abiertamente cuanto se propone decir, puede aspirar a seducirnos y persuadirnos a un tiempo. Un beso gordo y gracias

    Verónica, no sólo hemos coincidido en umbrales sino -por lo visto- en lecturas: andaba yo estos días leyendo a Alfredo Armas Alfonzo, qué cosas. Las fotos de Abel seducen siempre. Un abrazo

    Sergio, lo viste muy bien. La imagen tiene la fuerza de estar atrapando y siendo atrapada a un tiempo. Como en un trampantojo, es y no es a la vez. Un beso

    Jaja, Jesus, aceptamos alas de mosca como animal de compañía. Ua mosca, eso sí, con mirar borroso y algo turbio. Yo, en cambio, veía más bien el mirar depredador de la araña... Otro abrazo para ti

    ResponderEliminar
  6. A todos: He cambiado el agobiante "Te tejo y te cerco", que ponía el acento en la persecución y caza, por este otro más abierto: "Te tejo y me cercas"; lo veo más respetuoso con el contenido de la foto de Abel.

    ResponderEliminar
  7. Solo dieciocho palabras, en el umbral.
    Espléndido y sugerente título. Tan hermoso como el texto.

    Muy bien, MegaMaga. Muy pero que muy bien. Un beso muy fuerte

    Felicidades al fotógrafo que trasluce.

    ResponderEliminar
  8. Me suena tanto a la mística, sin objeto divino. Desborda deseos humanos.

    ResponderEliminar
  9. Freia, si visitas la página de Abel verás que las fotos que toma son misteriosas y enigmáticas siempre. Parece como si sus fotos fueran a ponerse a hablar (o a escribir) en cualquier momento...
    Celebro que te haya gustado, meine Gräfin. Muchos besos

    Nano, perseguir un imposible con una fe (y, acaso, un desconsuelo) parecidos a los que un creyente invierte para buscar a su Dios. ¿Por qué andarán esperanza y desesperanza así de entremezcladas siempre? Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Me encanta ese sueño voraz rondando sin consuelo...la imagen es muy enigmática y provoca un cierto desasosiego.Un abrazo guapetona.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Marisa. Yo también lo creo. Habría que preguntarle directamente a Abel, accediendo a su blog, donde aparece esta misma foto, qué quiso mostrar (u ocultar) con ella.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  12. Te tejo y me cercas, solo eso ya es un microcuento con principio y final...muy sugerente...

    un besillo!

    ResponderEliminar

.
.
Hermosa vida que pasó y parece
ya no pasar…
Desde este instante, ahondo
sueños en la memoria: se estremece
la eternidad del tiempo allá en el fondo.
Y de repente un remolino crece
que me arrastra sorbido hacia un trasfondo
de sima, donde va, precipitado,
para siempre sumiéndose el pasado.


Jaime Gil de Biedma, "Recuerda"