domingo, 26 de febrero de 2017

Ironías, de Ramón Eder


Aforismos plenos

Este volumen pone a disposición de los lectores todos los aforismos que ha ido cosechando hasta la fecha el refinado ingenio de Ramón Eder, género al que ha llegado tras escribir poesía y narrativa, como si su preferencia actual por esta distancia breve lo hubiera recompensado convirtiéndolo en uno de sus mejores cultivadores. Dice Carlos Marzal en el prólogo que «al aforista, más que un pensamiento original, le reclamamos la originalidad de que piense por él mismo, de que tenga un punto de vista propio sobre los asuntos terrenales», pues está convencido, y no le falta razón, de que estos sujetos no son filósofos, sino «paseantes con capacidad de juicio», lo que contribuye a que leamos este libro como una especie de dietario.

Dividido en tres partes, las dos primeras (La vida ondulante y Aire de comedia) se corresponden con los títulos y la disposición en apartados de otros volúmenes anteriores. Cabe destacar cómo a partir de la segunda parte introduce una clasificación distinta, consistente en agrupar los aforismos de forma seriada como si fueran capítulos, lo que acaso le sirva al autor para señalar más fácilmente su fecha, tal como esperaríamos de la lectura de un diario, al tiempo que nos permite seguir el hilo y el avance de sus pensamientos. En este sentido, la tercera y última parte, titulada Aforismos del Bidasoa, prescinde por completo de la anterior ordenación en apartados, para apiñar las distintas piezas (“frases”, en expresión del autor) en 21 episodios. El título general con que ahora los reúne, al margen de coincidir con la denominación de una de las secciones de La vida ondulante, da perfecta cuenta del tono y de la levedad de su escritura. De hecho, el humor suave que supone el empleo de la ironía está muy presente en una concepción del género que no rehúye la ambición ni la hondura de las piezas.
.
.
Como resultaría inútil parafrasear sin finura el sentido de sus composiciones, prefiero destacar, de entre las muchas brillantes que contiene, unas cuantas que me parecen memorables: «Uno nunca se arrepiente de haber sido feliz»; «La transgresión siempre merece un castigo, o un premio»; «La familia es una maquinaria atroz si no es el espacio del perdón»; «Toda idea brillante es una mera simplificación»; «Nuestras pasiones son grandes actrices»; «Que odien ellos»; «En los textos muy largos siempre falta algo»; o «Yo escribo desde el “yo” para no irme por las ramas del “yo no he sido”». Aquí son frecuentes los aforismos en los que el uso capital de la paradoja se resuelve mediante la asunción de cierto estoicismo de fondo. Pero, de igual modo, me parecen lúcidos otros aforismos que entresaco al vuelo: «El primer amor suele ser el segundo o el tercero»; «Sólo es escritor el que consigue escribir algo memorable», o bien «La experiencia nos enseña que somos incorregibles». De su lectura se desprende cómo en ellos la ligereza y la profundidad se combinan entre sí hasta ensamblarlos a la perfección. 

Pero no sólo nos permite este volumen asistir a la evolución de sus pensamientos como si éstos nos salieran al paso, por cuanto el estilo de Ramón Eder suele atesorar verdades de todo tipo, ya sean cotidianas, políticas, metaliterarias, ya amatorias o estéticas, sin necesidad de recurrir al empleo desdeñoso y antipático de lo excesivamente contundente. Aparte de pergeñar aforismos sobre lo divino y lo humano, dedica unas cuantas piezas a sus escritores de cabecera en una de las series que incluye Relámpagos. En concreto, menciona a Cioran, Jaime Gil de Biedma, Nietzsche, Lichtenberg, Pío Baroja, Josep Pla o al aforista colombiano Nicolás Gómez Dávila, en un homenaje sentido, al margen de que no siempre se muestren ellos partidarios del pensamiento irónico que Eder prefiere, y que acaso siga cultivando en próximas entregas.

A través de sus páginas, por último, y dando comienzo a las distintas partes, o incluso al principio de varios apartados, el autor nos ofrece destilada su propia reflexión en torno al género, resultado de un largo y aquilatado cultivo. «Perfección formal, agudeza, lucidez, ironía y gracia −nos revela− son algunas de las características que salvan al género aforístico. Si no, se cae en la tonta ingeniosidad, en las meras ocurrencias o en la estéril grandilocuencia». Mucho bueno hay, y en grandes proporciones, en esta recopilación que no pueden dejar de leer quienes aprecien el aforismo, la mejor literatura, pues Ramón Eder es uno de sus cultivadores más acertados y exigentes.

.
*Esta reseña ha sido publicada en Quimera, número 399, correspondiente al mes de febrero del 2017. 
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.
.
Hermosa vida que pasó y parece
ya no pasar…
Desde este instante, ahondo
sueños en la memoria: se estremece
la eternidad del tiempo allá en el fondo.
Y de repente un remolino crece
que me arrastra sorbido hacia un trasfondo
de sima, donde va, precipitado,
para siempre sumiéndose el pasado.


Jaime Gil de Biedma, "Recuerda"