martes, 21 de marzo de 2017

Cuatrocientos treinta y siete

.
La madurez nos vacía de circunstancias espurias. Si tenemos la fortuna de envejecer bien...
.

2 comentarios:

  1. Para envejecer bien hay que hacer un esfuerzo tan grande...

    ResponderEliminar
  2. Jaja, Nano. Toda la razón. Pero no vamos a resignarnos a envejecer mal, ¿verdad? Besos

    ResponderEliminar

.
.
Hermosa vida que pasó y parece
ya no pasar…
Desde este instante, ahondo
sueños en la memoria: se estremece
la eternidad del tiempo allá en el fondo.
Y de repente un remolino crece
que me arrastra sorbido hacia un trasfondo
de sima, donde va, precipitado,
para siempre sumiéndose el pasado.


Jaime Gil de Biedma, "Recuerda"