domingo, 10 de agosto de 2014

Ciento noventa y cuatro

..
Mutatis mutandis, la querencia que exhibimos por 
ciertas personas nos envilece (de buen grado). 
..
.


2 comentarios:

  1. No puedes amar al diablo sin contagiarte, diría Fausto...

    ResponderEliminar
  2. Muy cierto, BB. Lo que sorprende de nuestros tiempos es el afán (tontorrón) de la gente por corromperse. Tanta sinrazón.

    ResponderEliminar

.
.
Hermosa vida que pasó y parece
ya no pasar…
Desde este instante, ahondo
sueños en la memoria: se estremece
la eternidad del tiempo allá en el fondo.
Y de repente un remolino crece
que me arrastra sorbido hacia un trasfondo
de sima, donde va, precipitado,
para siempre sumiéndose el pasado.


Jaime Gil de Biedma, "Recuerda"