miércoles, 22 de diciembre de 2010

Don Carámbano de Berlín








En una casa lejana de gélidas paredes blancas vivía no hace mucho un Carámbano valiente, libérrimo y audaz, de esos que visten con orgullo sólidos hielos prietos y anillas de goteo intermitente. Advertido de que su principal trabajo consistía en descender hasta el mismísimo sótano, lugar donde moraba su nunca antes bien ensalzada doña Caldera del Foso, cada día amanecía un punto más largo y robusto que el anterior, entregado como estaba a la ingente tarea de traspasar pisos y plantas en pos de ver cumplidos sus sueños más inalcanzables. Fue en su tercera o cuarta crecida cuando aquel mozo de las Germanías lo molió una mañana a bastonazos. Desde aquel día aciago, su cuerpo desmembrado se licua gota a gota en las ardientes calderas del edificio.

Don Carámbano de Berlín y la autora de esta bitácora les desean unas felices fiestas y un próspero 2011.








18 comentarios:

  1. FELICES FIESTAS POR LAS GERMANÍAS, GEMMA. PER NADAL TORNARÀS PER AQUÍ, ¿NO? PETONETS.

    ResponderEliminar
  2. "Carámbano" siempre me pareció una expresión de sorpresa, una interjección de comic. ¡Carámbanos, recórcholis! Sí quizás leí demasiado a Ibáñez.

    Nada, buenas fiestas a ti también. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Impresionante carambano y es que en estos dias está haciendo mucho frio en Berlín.
    Yo tambien te deseo ue tengas unas felices fiestas y un maravilloso nuevo año.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Felices fiestas mi querida Mega y los mejores deseos. Besos.

    Salud y República

    ResponderEliminar
  5. Creo que en este 2010 los sueños imposibles de más de uno acabaron como los de don Carámbano de Berlín. Así que en esas ardientes calderas debe haber una concentración tal de ilusiones rotas y cuerpos desmembrados que no me extrañaría nada que algo pudiera gestarse ahí abajo.
    Felices fiestas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Este cuento de Navidad me ha dejado el-hada... del bosque. ¿O era helada? ;-pp.
    Terrible historia. Ese héroe audaz y voluntarioso no se merecía destino tan aciago: la amada acabó devorándolo.
    Pero no todo en estas fechas tiene final ingrato. Con este comentario le envío mis deseos más gratosen el próximo año y mi gratitud para la MegaMaga que anida en los sueños de la memoria.
    Un abrazo muy fuerte para su "costilla" y un beso más grande aún para meine liebste Zauberin

    ResponderEliminar
  7. ¡Espero que no te encuentres nunca con don carámbano!
    Mira que es grande...

    Besos y abrazos para ti

    ResponderEliminar
  8. ¡Carámbanos, menudos ídem los de Berlín!
    Feliz navidad, Gemma.

    :-)

    ResponderEliminar
  9. Madre mía, Gemma, has descubierto la verdadera espada de Damocles.

    ResponderEliminar
  10. ¡Carámba con el carámbano! Saludos ineludiblemente navideños. JUAN

    ResponderEliminar
  11. Bastonazos a todos los carámbanos que, colgando de sus frías intenciones, nos acechan en nuestras queridas esquinas.

    Salud y alegría Gemma.

    ResponderEliminar
  12. Hace poco estuve en Berlín y saqué unas fotos parecidas ;)
    Muy quijotesco el relato.
    Felices Fiestas, Gemma.

    Besadetes.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias y mis mejores deseos para vosotros.

    Bonito cuento y preciosas fotos.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Gemma, cáspita, que deshielo de vida la de don Carámbano, con esta imagen que gotea te envío hasta Berlín un rocambolesco deseo de que tengas buenas fiestas.

    Abrazos germanos.
    Sergio Astorga

    ResponderEliminar
  15. Gracias por vuestros buenos deseos y ¡feliz 2011 para todos!

    (Por si alguien creyó en algún momento que la historia era ficticia, prometo subiros unas pocas fotos más que den cuenta del fatal desenlace...)

    ResponderEliminar
  16. Pobre carámbano. A mí me apetecía pasar la lengua por su punta helada.
    Manías que me dan;-)
    Guárdate del frío germano, pasa unos felices días.
    Kisses, sister.

    ResponderEliminar
  17. Olga, el mozo de las Germanías en cuestión no pudo ni a la primera ni a la segunda ni a la tercera con él, como no podía ser de otro modo...

    Yo no me atreví ni siquiera a tocarlo, no fuera a quedarme de pronto sin brazo por un capricho de nada.

    Sólo cuando el intrépido germano empezó a golpearlo por partes de abajo arriba pudo con él. Fíjate que me alegré y todo de que le costara lo suyo reducirlo como hizo. Por supuesto, la cocina se ha quedado desangelada desde que ya no nos acompaña...

    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  18. Cara le salió al Príncipe de Hielo su osadía expansiva. A bastonazos fue doblegado por la voluntad germana. Lo suyo habría sido darle las gracias por su existencia y pedirle perdón por cortarle trocitos para las bebidas. Se habría sentido útil y querido, dispidiéndose con lágrimas en la primavera hasta el siguiente año. Hemos perdido la capacidad de conversar con la naturaleza.

    ResponderEliminar

.
.
Hermosa vida que pasó y parece
ya no pasar…
Desde este instante, ahondo
sueños en la memoria: se estremece
la eternidad del tiempo allá en el fondo.
Y de repente un remolino crece
que me arrastra sorbido hacia un trasfondo
de sima, donde va, precipitado,
para siempre sumiéndose el pasado.


Jaime Gil de Biedma, "Recuerda"